12/1/17

Izquierda, derecha.

Los extremos nunca son buenos.
Excepto si hablamos de una barra de pan recién hecha.
Los extremos son distantes.
Menos cuando de tanto estirarse se acaban tocando.
Los extremos nunca son buenos.
Excepto cuando los extremos sujetan a los cuerdos.

9/1/17

Lienzo

El vacío lo coloreo.
Y espero, dejo huecos para que pintes.
Giro hojas, miro atrás y no hay nada nuevo.
Avanzo de espaldas, esperando.
Puede que no hayas llegado, puede que ya me hayas pasado.

No llego, no llegaré.

3/1/17

Pumpum.

Tengo miedo a que las palabras pierdan sentido.
Que los sentimientos se confundan, que no estés ya más conmigo.
Todo gira  pero no todo se mueve, a veces ya no palpita.

Me da miedo perder.

17/11/16

Entre cortinas.

Se abre el telón.
Aparece una persona, y tu desde tu asiento, atrás, en el centro, en la butaca roja, la observas.
Ves como canta, como se mueve, como baila y piensas "ojalá yo supiera".
Se cierra el telón y, al abrirse, aparece una persona diferente.
Cuanto más la miras más piensas "ojalá yo también tuviera..."

Se cierra el telón. Se abre.

Apareces tu.

Y piensas...

¿Alguien querrá ser yo?

5/10/16

Pasajera.

Soy pasajera.
A bordo, siempre.
Llena de paisajes, de palabras, conversaciones ajenas.
Soy pasajera.
Me gusta saber que mis zapatos han tocado tierras lejanas a la mía.
Crear recuerdos.
Pero... Simplemente soy pasajera.
Una vez paso, me olvidan y ya no soy nadie.
Soy la pasajera de la vida.

12/8/16

A contracorriente.

Dices que te quedas, que te vas, que la marea es fuerte, pero tu más.
Nadas, no sabes dónde vas, pero dices que llegarás. No hay metas, ni finales, oportunidades, a centenares.
Es que oyes a los peces respirar cuando ahogas a la más grande sirena de este mar.
Y sigues, no paras, miras, avanzas, ¿algo te detiene? No. No tienes prisa.
Dibujas, creas, juegas y ríes ¿de qué? Aquí no hay nadie con quien compartir.
Tu y tu, ellos, aquellos ¿quién?
Los que en negra espesura te atrapan, te absorben y ya. Basta. No sigas.

A carcajadas, contra corriente, pretendes, sí, ahogarte.

11/8/16

Amsterdam: día 5, vuelta a casa.

¿Hoy? ¿Ya? Noooooooooooooooooo, no queremos volveeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeer.
Qué tristes nos levantamos ese día, uno: por tener que irnos de este maravilloso lugar; dos: después de estar varios días 24 horas juntos nos da pena "separarnos".

Ese día (era un martes) fuimos a desayunar un poco más temprano de lo habitual, ya que teníamos que dejar la habitación y aprovechar bien el día.

Tras decir adiós muy tristes a nuestra habitación y haber mirado por todo para ver si nos dejábamos algo, salimos del hotel y cogimos metro hacia la Universidad de Medicina para ver el museo Vrolik. Sí, otra vez, porque el sábado cuando intentamos ir estaba cerrado. No podíamos ser tan perfectos (?)

Alucinante, macabro, una pasada. El museo Vrolik es lo más creepy que he visto nunca.
Desde fetos, bebés unidos por alguna parte de su cuerpo, manos, cráneos, cabezas... Impresionante.
Y qué esperar de Willem Vrolik, experto en teratología. 
De esto no pondré imágenes porque no es apto para todos los estómagos.


¡Había un tobogán y todo!
Al salir del museo, ya pusimos rumbo al aeropuerto. Fuimos con bastante tiempo de antelación por si las moscas, y menos mal. Entre encontrar el tren correcto y, una vez al llegar al aeropuerto, encontrar nuestra puerta de control de seguridad, perdimos algo de tiempo. 

El aeropuerto es genial, la zona donde esperas a que te digan puerta de embarque etc. es amplia, cómoda, con WiFi gratis y bueno.  
Y, pasadas un par de horas, al final llegó la hora de subir al avión y de volver a casa.


Al llegar a Palma fue tan difícil despedirse después de tantos días juntos - aunque nos fuésemos a ver al día siguiente prácticamente - que la morriña era enorme.

¡Ay, Amsterdam! Qué placer ha sido poder conocerte después de tantísimos años queriendo ir, ¡volveremos!


Lo que más me ha gustado de este viaje:
  • Todo todito, y mucho más de lo esperado porque la compañía era insuperable.
Lo que menos me ha gustado: 
  • Pagar por ir al baño o que no haya casi baños en los establecimientos/restaurantes.
  • ¡Es súper difícil encontrar cerveza!


Espero que hayáis disfrutado leyendo nuestro día a día y que os sirva como pequeña guía si tenéis pensado ir.  ¡Os encantará!

¡Nos leemos en el próximo viaje!