31/8/10

Con dos de azúcar, por favor.

Suena el despertador. Lo apago.

Siempre me ha gustado remolonear en la cama por la mañana. Quedarme sin hacer nada, mirando el techo y dando vueltas.
Quejarme al levantarme.

Ir directa al comedor y verte ahí. La mesa está puesta, y el desayuno - muy elaborado - esperándome.

Me acerco a ti y te doy los buenos días con un beso en los labios, más uno de regalo.

Los dos nos sentamos, frente a frente. Enciendo la televisión; pero no evita que mantengamos una conversación.
Mientras tú hablas, yo tomo el café.

Sonrío, e intento que no la veas; porque no la puedo evitar. Me sale de la felicidad de verte a mi lado - o delante mía, concretamente.
Mis ojos, con sombra negra de la noche anterior, no dejan de observarte. Mientes al decirme que estoy preciosa por las mañanas, aun con el maquillaje corrido.

Nos levantamos. Empiezo a recoger las cosas, y tú, abrazándome por detrás, me dices que me quieres.

Sería maravilloso vivir una vida así, supongo. Lástima que nunca pase, porque nunca me ha gustado maquillarme.

7 comentarios:

Lydie Bianco dijo...

Jo he de confesar que sempre m'he maquillat. Però, extraordinàriament, aquest estiu ho he deixat una mica de banda i ja no ho faig. I......... et pots creure que em veig més maca?
jajaj


PD: Per què llegeixo el teu subconscient?!

Lydie Bianco dijo...

Per cert, he de dir que has escrit una ximpleria però que ha estat molt graciosa. En sèrio.
Tot sembla molt bonic i llegeixes la darrera línia i et dones de morros xd

Irene dijo...

Jajaja, com sa vida mateixa, que fa que ensopeguis amb la cosa menys inesperada.

enrojecerse dijo...

si eres tu me muero,
que guapa!

Room dijo...

Escrutando en las sombras pude verte, a pesar de que tus ojos, estaban cerrados. No me veías, yo te observaba mientras dormías. Apoyaba mi oído en tu corazón, lo escuchaba, era enternecedor. Tu respiración, delicada como tú, me abrumaba. Estaba atrapado, con o sin maquillaje podía apreciar la belleza de tu rostro...
Saludos!! =)

prometeo dijo...

El despertar es mi momento favorito del día. También me gusta quedarme en la cama. Y nunca he visto más guapa a una mujer que recién despierta, con el pelo descolocado y la mirada perezosa. Siempre me gustaron los vestidos tirados por el suelo...A mi tampoco me podría pasar, no me gusta desayunar.

Malkev Malkavian dijo...

Nunca? Eso no es sinónimo de jamas?

El tiempo define los cambios, los cambios el carácter, y este a la persona. Un día te levantaras y diras “me apetece maquillarme”, pasaras la noche con alguien a quien amas, despertaras y te encontraras el desayuno hecho. Tal vez, tal vez, son las letras comodín, una manera de aferrarse a algo y evitar decidir.

Me apetecia hablar sin decir nada, como haces tu siempre. Y sin decir nada, diré, maquillate.