27/3/11

Inremediable

Así es cómo me encuentro en mi desencuentro: en un laberinto en el que no hay ninguna señal de cómo llegar al corazón del problema... Y mucho menos, de cómo salir de él.

Daría la vuelta al panel y así, caería de él e iría a parar en otro suelo con una gravedad distinta. Desde allí, podría mirar de frente los pasadizos del infierno y aprenderme el camino de memoria para salir de ahí - ya que la experiencia solo ha hecho que la costumbre sea una tortura más.

Yo no quiero cambiar el mundo, quiero cambiar el universo. Para eso, primero he de cambiar a las personas, a la persona.
Hago mucho y consigo poco, me esfuerzo bastante y se queda en intento...

No quiero vagar más por las mismas calles.

2 comentarios:

Enrojecerse dijo...

Es difícil querer cambiar a una persona para querer cambiar el universo, eh.

manolilloc2c dijo...

Impresionante la fuerza con la que esto empieza, chulisima la entrada