30/4/11

El azul no es para mi.

Me estoy volviendo a ahogar. Me han metido en el océano y no estaba preparada. Todavía no sé nadar largas distancias, y en este mundo, si descansas, mueres.

Estoy en el centro, tambaleándome. Las cosas suceden esté dónde esté, haga lo que haga. Algunas me arrastran, como la más fuerte de las corrientes. Hay olas gigantes que me hacen chocar contra las rocas, y la sangre que cae por mi cabeza es la que me da alivio. Yo pensaba que ya no tenía sangre en las venas.

Todo es demasiado complicado, todo es demasiado estresante. No puedo hacerme la muerta y dejar que la corriente me lleve donde quiera. Tengo que nadar, nadar hasta que no pueda más y llegar hasta donde yo quiera ir.

Las olas me seguirán atravesando, yo seguiré poniéndome histérica, pero un día... un día llegaré a la orilla y no tendré que regresar jamás.

Siento que, caleidoscópicamente, estoy "flipando".

4 comentarios:

Adrián dijo...

Flipando en colores.
Caleidoscópicamente me trae el recuerdo de miles de triangulitos girando y formando figuras geométricas regulares, como cuando en una película toman LSD y ven colores girar, marea xD

Para conseguirlo hay que nadar a contracorriente con todas tus fuerzas. Yo ansío llegar a esa costa, será maravilloso, por fin podré descansar y disfrutar felizmente.

Almu dijo...

Me ha encantado la metáfora que utilizaste! Me siento bastante identificada con todo lo que has escrito. Un beso muy grande

Jêveur. dijo...

como me gusta la palabra caledoscópicamente (:
pd: tengo un concurso de relatos en mi blog, pásate si te interesa.

Isabel dijo...

Caleidoscópicamente... Dicen que nunca te acostarás sin aprender algo nuevo, ¡que verdad! =D Yo también me senti muy identificada.

Aqui otra bloguera que te deja una pequeña huella *.^

¡Un besote!