24/11/10

Relojes de arena

Hoy al salir, me extrañaba que faltase menos de un mes para que estuviésemos en invierno. Los árboles de al lado de mi casa nunca han estado tan verdes ni frondosos. El frío se hace notar y ellos ni se inmutan.
Bueno, sin rodeos...

Otro día más sentada en el bus - de tanto que lo cojo, me resulta un lugar agradable - y pienso: "tengo todo el tiempo del mundo, y me sigue faltando."
Claro, se supone que es porque lo estoy utilizando bien, lo estoy aprovechando...pero no tengo esa sensación. Hago cosas que hacía tiempo no podía hacer. Dedico el tiempo a mis "hobbys", a los demás y a mí. Pero me falta algo, me falta tiempo bien invertido. Me falta el tiempo del mañana.

Me falta un lugar donde dar mis granitos de arena. Ahí, no los querían.

Mirad la hora que es; ya vuelvo a estar en casa.

7 comentarios:

Malkev Malkavian dijo...

Es el mundo de los parados.
De todas formas, siéntete afortunada, muchos ni tan solo tienen hobbys y pasan el tiempo mirando ADV o cosas así.
Suerte! ^^

Niña imantada dijo...

Ojala dijese yo lo mismo

Diario de Arquímedes dijo...

Desafortunadamente me siento identificada con tu texto.
Hay millones de cosas por hacer pero no todas llenan, hay que saber buscar bien ;)

Jaime dijo...

Buah, es me pasa a mí sólo sábados y domingos...los demás días son un "por dios, ¿no podría tener el día 30 horas?".

Yo ya no distingo entre verano o invierno...siempre tengo la misma ocupación :S

enrojecerse dijo...

me gusta la manera con la que has narrado esta "rutina de cada día".
Observa bien los árboles, dentro de poco ya no estaran así.

Desilusionista dijo...

Estamos en las mismas me temo. Pero el secreto es olvidarse un poco de ese mandamiento "moral" y estúpido de: haz cosas de provecho. Qué coño, haz lo que quieras. Ese es el tiempo que vale de verdad ;)

AndreaStrawberry dijo...

ais:) yo también necesito un lugarcio de esos.